Carrito de compra

Usando mi Chromebook

Publicado el

Estrenando una portátil

Han pasado dos meses desde que estrené mi Chromebook (cortesía de un sorteo en Arroba System) y he comprobado muchos de los aciertos, rumores y alegrías de usar este aparatito creado y desarrollado por Google. Al principio, estaba intrigado sobre cómo sería navegar, escuchar música, editar documentos y sobre todo entretenerme, con un equipo distinto a mi MacBook, pero estas dudas se disiparon rápidamente cuando me aventuré a usarla. Lo primero que me sorprendió fue la duración de la batería, ya que puedes dejarla en Stand-by para después de varios días abrirla y encontrarte con la grata sorpresa de que aún conserva suficiente batería como para usarla dos días más y después dejarla en espera sin recargarla (cosa que suelo hacer con frecuencia con todos mis gadgets) por otro rato.

Un fin de semana, estuve viendo mis capítulos favoritos de "Malcolm in the Middle" en la Chromebook; la llevé a la cocina, a mi sala, incluso al baño y la señal de Wi-Fi se conservó estable en cualquier lugar de mi hogar. De igual manera me gustó bastante saber que podía estar en constante movimiento, haciendo mis cosas sin temor a arruinar el disco duro (esto desde el punto de vista de TI) puesto que no posee partes móviles, y cuando me sentaba podía recargarla en mi regazo sin temor a quemarme las piernas. La edición de documentos fue buena; pude hacer las mismas cosas que hago en mi trabajo cotidiano y noté que las versiones Google Docs & Spreadsheets Offline, han mejorado mucho desde su primera revisión, refutando muchas objeciones sobre el trabajo en Chromebooks sin conexión a internet. A pesar de que encontré varias aplicaciones multimedia en Chrome Store que rebasaban mis expectativas (como UntilAM) muchos de los juegos disponibles aún se sienten "planos" regresándome a la era de los primeros juegos en Flash.

¿Es fácil adaptarse a una Chromebook?

Hubo un momento en que mi hermana se sintió interesada en la pequeña computadora que sostenía con una mano mientras con la otra sostenía un helado (así de ligeras son), y me preguntó si podía usarla - a lo cual accedí - con el objetivo de medir cuánto tiempo le tomaría acostumbrarse a este nuevo sistema operativo, desconocido hasta el momento por ella. El resultado fue muy bueno: había pasado toda su vida acostumbrada (¿o forzada?) a usar Windows Xp/Vista/8, que requería días de entrenamiento para saber qué software abría qué cosa (reconociendo íconos o extensiones de archivo) por el contrario, desde que abrió el navegador, revisó Facebook, miró algunos videos en Youtube y agregó varias fotos a su Drive, parecía que llevaba meses usando el equipo. Además, se sintió sorprendida al saber que esta computadora no era susceptible de contraer virus y darse cuenta de lo rápido que encendía y apagaba. El único downside que pudo agregar, es que no sabía si podría realizar su trabajo cotidiano (reportes financieros desarrollados en Excel) con un procesador de hojas de cálculo como Google Spreadsheets, sin embargo, concluyó en que sin lugar a duda usaría una Chromebook como equipo principal.

En definitiva, pude ver cómo se cerraba una gran brecha de conocimiento, uso y adaptación, entre los usuarios comunes, el personal administrativo y los profesionales de TI cuando se trata de usar este nuevo dispositivo; La Chromebook de Google, no sólo es una gran alternativa para las Universidades, sino que representa un nicho con un potencial enorme para las empresas y los hogares.

Aldo Trejo Google Apps SMB

USANDO MI CHROMEBOOK

Compartir este artículo


Publicación anterior Publicación siguiente