Carrito de compra

Viralización de contenidos: Todo lo que debes saber

Publicado el

Viralización de contenidos: Todo lo que debes saber

En el artículo de hoy, vamos a hablar de viralización de contenidos. Pero lo vamos a hacer de una forma un tanto especial, y ligeramente más técnica de lo que puedes estar acostumbrado a ver. Vamos a enfocarlo desde la óptica del growth hacker.

Como podrás comprobar, esto incluye algunos cambios técnicos más profundos que la simple creación de contenidos, y un enfoque algo diferente. Pero, tranquilo, lo entenderás todo a la perfección y te ayudará a hacer crecer tu tienda online en Shopify.

Si estabas buscando un artículo relevante acerca de cómo conseguir que tu tienda online sea viral, estás en el lugar adecuado. ¡Espero no defraudarte!

¿Qué es un contenido viral?

Empecemos por lo básico, que es entender qué es la viralidad y, más concretamente, qué es un contenido viral.

Como puedes suponer, un contenido viral es, antes de nada, un contenido. Como podrás ver después, los contenidos no son los únicos elementos susceptibles de viralizarse, y, de hecho, son los que más dificultades tienen de hacerlo. Pero vamos a centrarnos en ellos.

Pero la característica que hace especial a un contenido viral no es que sea un contenido, sino el término “viral”. ¿Cómo definimos algo “viral”? Desde luego, si estás pensando en “algo que se comparte mucho”,vas por buen camino, pero es insuficiente.

Esa es una definición muy amplia y que, por lo tanto, no explica nada.

En el mundo del growth hacking, se ha desarrollado una pequeña fórmula que permite saber si un contenido (o cualquier otra cosa) está siendo viral, o no. Y esa fórmula es:

K = i*c

Donde K es la potencial viralidad, i es el número de impactos en terceras personas generados por un usuario, y c es el porcentaje de conversión de cada una de esas personas impactadas.

Es decir: Tenemos 10 consumidores del contenido, y éstos lo comparten, logrando, cada uno, 10 impactos cada uno. Un 10% de los impactados, acude a consumir el contenido… ¡Y se repite el ciclo!

Esto supone que, partiendo de los 10 primeros consumidores de tu contenido, hay 100 impactos, y, de esos 100 impactos iniciales, 10 personas acaban en el contenido. Y esas 10 personas, a su vez, lo comparten a 100 personas, de las que 10 acaban en el contenido, etc.

Es decir, se produce un ciclo según el cual cada visita, en última instancia, te trae una nueva visita.

A eso le llamamos un factor K = 1. Es decir, por cada consumidor, ganas uno adicional sin ningún esfuerzo, de forma cíclica. Si en vez de 1, el factor K fuera 2, el crecimiento sería exponencial.

ESO es ser viral. No que te compartan mucho, sino que el agregado de los consumidores de tu contenido te traiga ese mismo número agregado o superior.

Si el factor K está por debajo, no estás siendo viral (lo cual no significa que vayas a conseguir una enorme cantidad de popularidad si tienes un factor K de 0.9).

La viralización no es exclusiva de los contenidos

Evidentemente, la viralización no es exclusiva de los contenidos. Y, de hecho, es en las aplicaciones donde mejor se ve esta opción de ser viral. Fíjate en Facebook o Dropbox y cómo fue su crecimiento: Absolutamente explosivo.

¿Por qué? Por la sencilla razón de que, una vez conseguían un usuario, otros tantos se registraban en la plataforma, también.

Esa viralidad es muy importante en las empresas tecnológicas modernas, porque permite un crecimiento exponencial con muy poca inversión en Marketing.

Es por ello que, además de para la viralización de contenidos del blog de tu tienda online en Shopify, también te interesa tratar de incluir fórmulas para que exista esa viralidad entre los miembros de la propia tienda.

No es fácil, pero, si lo tienes en mente, puedes lograr grandes resultados.

La diferencia, por supuesto, es notable: La viralización del contenido implica que un consumidor de ese contenido te traiga a otro consumidor (es decir, se reduce a las visitas), mientras que, en el caso de la viralización de una app o de tu tienda, cada usuario (registrado), debe traerte otro usuario.

¿De qué forma puede propiciarse la viralización?

Visto qué es la viralización, podemos pasar a hablar un momento de cómo conseguirla. A continuación, te doy algunas claves que te ayudarán a conseguir que tus contenidos sean virales. Las primeras tres hacen referencia al “contenido del contenido” y las otras dos, a técnicas para viralizarlos.

Con calidad

Lo primero que tienes que hacer es crear un contenido de calidad. Muchas veces, cuando se habla de crear un contenido de calidad, la gente tiende a pensar en contenidos extensos o sobre temas muy rebuscados.

La calidad no tiene que ver con eso. La calidad tiene que ver con tratar bien al consumidor del contenido que generas.

Puede que lo que hayas creado sea un simple post viral con cuatro H2 y cuatro fotos graciosas. Pues bien, esas cuatro fotos graciosas deben tener buena calidad, no estar pixeladas, tener un buen tamaño, cargar rápido.

Es decir, que dé gusto verlas.

Con actualidad

Otro de los factores que ayudan a la viralización es que el contenido que generes sea actual o tenga que ver tangencialmente con algún elemento de actualidad. Esto se ve muy bien en las redes sociales, con los memes políticos, por ejemplo.

Basta con que salga en las noticias algo un poquito raro, para que empiecen a circular imágenes retocadas de ese momento que circulan a la velocidad de la luz por internet. ¿Por qué? Generalmente, porque mezclan humor y actualidad.

Si puedes usar esa mezcla, tienes muchas posibilidades de ser viral. Pero, en ocasiones, no puedes utilizar el humor (de hecho, puede que tu tienda online en Shopify sea demasiado seria como para utilizar el humor en tu blog).

En ese caso, los contenidos actuales siguen teniendo una mayor tendencia a la viralización, aunque no sean humorísticos. Fíjate, por ejemplo, en los contenidos relacionados con Pokémon Go.

La gente está interesada en ese tema últimamente, y cualquier contenido relacionado, aunque sea tangencialmente, con Pokémon Go, tiende a viralizarse con más facilidad.

Con sentimientos

Otro elemento a tener en cuenta a la hora de viralizar un contenido es que éste se base en los sentimientos y no tanto en la razón. Es por ello que los contenidos de Upscl, por ejemplo, se viralizan mejor que los papers académicos.

Somos seres emocionales, y preferimos procesar emociones que razonamientos. Además de conectar mejor (lo que, obviamente, ayuda a la viralización), también se consumen más rápidamente.

Son, por tanto, un tipo de contenido excepcional para la viralización.

Siempre que puedas, dota a esos contenidos que quieres viralizar de toques emotivos. Incluso cuando lo que estás tratando no lo sea estrictamente o no se preste, a priori, a ello, trata de incluir una valoración emocional.

Para ello, siempre que puedas enfocar tus contenidos de forma que generen un debate interno sobre cuestiones tales como la libertad, la igualdad, la justicia o la responsabilidad, hazlo.

Estas emociones son las que más pasiones despiertan, y te servirán para tener una mayor viralidad.

Con content lockers

Utilizar content lockers puede ser una forma fantástica de conseguir viralidad.

Un content locker no es más que una “herramienta” que permite bloquear pedazos de contenido en un post hasta que el usuario comparte la dirección con sus amigos en las redes sociales.

Por lo tanto, si generas un contenido con potencial viral, gracias a los tres aspectos mencionados anteriormente, y generas una buena conclusión (de estas en las que suena un redoble de tambor), pero esa conclusión la bloqueas, el potencial de ser viral se multiplica.

Alguien que ha leído algo que le ha emocionado tiene buenas posibilidades de compartirlo en sus redes sociales. Alguien al que se le exige que comparta un contenido que le emocionará, cuando todavía ni lo ha empezado, no lo compartirá.

Sin embargo, el punto medio es fantástico: Si tu contenido emociona a esa persona y, una vez llega al desenlace, y se pregunta qué es lo que ocurre, descubre que hay un content locker, lo compartirá en una enorme cantidad de ocasiones, para leer el final de la historia.

Por lo tanto, no pierdas la oportunidad de utilizar content lockers en tus contenidos virales.

Con Quizzes bloqueados

Por último, están los quizzes bloqueados. La mecánica tras ellos es, esencialmente, la misma que en los contenidos bloqueados, ya que se bloquea la información que espera el usuario hasta que lo comparte en las redes sociales.

Sin embargo, los quizzes tienen cierto potencial viral mayor que los contenidos bloqueados sin más, porque no solo son contenidos emocionales, sino que van a decir al usuario algo sobre sí mismo.

Por ejemplo, un buen quizz sería el de “¿Qué personaje de juegos de tronos eres?”. Mezcla actualidad, implica al usuario, emoción, etc.

Después de responder a las preguntas, el usuario espera ver la respuesta… ¡Pero está bloqueado! Así que tendrás que compartirlo en las redes sociales.

Esta técnica funciona muy bien (algo mejor que la anterior), pero tienes que tener en cuenta que no se puede usar tanto como los contenidos virales clásicos.

Los quizzes no aportan tanta información, y hacen parecer a la tienda online menos seria. Siempre tienes la opción de darles un toque más serio, pero, entonces, no serán tan virales.

Así que debes controlar estos aspectos de forma equilibrada, para que consigas cierta viralización, pero la imagen de marca de tu tienda online no se eche por tierra.

¡Cuidado con la viralización!

Tienes que tener dos aspectos en cuenta con la viralización de contenido (no así con la viralización de una aplicación o de la propia tienda online), y son los siguientes:

En primer lugar, debes tener en cuenta que, una vez que viralizas un contenido, ese contenido ya no te pertenece. Tenlo en cuenta y no vayas persiguiendo a la gente porque te copian el contenido o lo modifican.

Va a llegar a miles de personas, y es normal que la gente lo coja y lo trate de viralizar nuevamente para su propio beneficio. No te preocupes por ello. Relájate, porque, si te enfadas por ello, es peor (y significa que no puedes lidiar con lo que implica ser viral).

Por otro lado, tienes que tener en cuenta que un contenido viral puede volverse en tu contra. Si utilizas un cierto humor negro haciendo chistes sobre algún colectivo, tendrás una gran cantidad de gente a favor, pero también una gran cantidad de gente en contra.

Esto no es malo necesariamente (no se puede gustar a todo el mundo, y tomar partido ayuda a que los que están en tu bando te miren mejor), pero tienes que ser capaz de ver a quién gustas y a quién no.

Te interesa que ese humor negro (siguiendo con el ejemplo) le haya gustado a tu potencial cliente, y que no le haya gustado a quien jamás te habría comprado.

Si gestionas bien esa agitación, puedes salir ganando. Pero tienes que ser inteligente y gestionarlo bien. Si no, puede volverse en tu contra y hacerte mucho daño.

Como puedes ver, acerca de la viralización se ha escrito mucho, y no siempre de la mejor forma posible. En este artículo he querido dar una explicación profunda y algo más técnica, para que extraigas conclusiones útiles para tu tienda online en Shopify.

¿Y tú? ¿Crees que me he olvidado de mencionar algo relevante acerca de la viralización? ¿Crees que la explicación que he dado no está bien? ¿Hay algo que no has entendido? ¡Dímelo en los comentarios y responderé en cuanto pueda!

 

Enlace Original: https://www.shopify.com.mx/blog/viralizacion-de-contenidos-todo-lo-que-debes-saber

Compartir este artículo


Publicación anterior Publicación siguiente